El Autodiagnóstico o ‘Quien no se mueve, no oye sus cadenas’

El Autodiagnóstico o ‘Quien no se mueve, no oye sus cadenas’

Así se titula el vídeo (ver más abajo) que culmina tres años de trabajo del grupo de coeducación de CPES Somorrostro (Muskiz, Bizkaia). No, no, eso no significa que nuestra labor haya finalizado, todo lo contrario. La publicación de este vídeo ha supuesto un auténtico espaldarazo a una andadura que comenzó siendo calladita, como las hormiguitas recolectando para los días más duros del frío invierno, y que continúa marcada por la constancia y el empeño en introducir la perspectiva de género en todos los ámbitos de nuestro centro.

viñeta de Mafalda

Uno de los primeros pasos de esta labor fue precisamente el autodiagnóstico. ¿Un autodiagnóstico? ¿Cómo? ¿Para qué? ¿Era necesario? Claro que era necesario. No somos cuatro, y aunque lo hubiéramos sido, antes de poner el proyecto en marcha, antes de marcar los objetivos de dicho proyecto, teníamos que hacer un ejercicio de identificación, teníamos que conocer las entretelas de nuestro colegio. Un centro cuya comunidad educativa, entre personal docente y no docente, roza los 200 miembrxs y 2000 alumnxs… ¡Claro que era necesario! ¿Para qué? 2000 alumnxs hemos mencionado, teníamos que asegurarnos de qué elementos obstaculizaban, o contribuían al desarrollo de la formación integral que queremos darles. ¿Les orientamos bien?, es decir, ¿informamos por igual a futuros alumnos que alumnas? ¿Cómo actuamos en el aula ante una misma actitud mostrada por un alumno o una alumna? ¿Alimentamos o combatimos los estereotipos sexistas dentro del aula? ¿Está el lenguaje de género presente en nuestros documentos? ¿Hay mujeres en los espacios participativos y de toma de decisión del centro?

Tantas y tantas preguntas de cuya respuesta no teníamos plena consciencia hasta la realización de ese autodiagnóstico. Porque te apuntas a un grupo de coeducación y eso te convierte, a tus ojos, en una coeducadora de primera y ¡a ti te van a dar lecciones! Vaya que si te las dan… Esas respuestas pueden hacer que tus ojos se salgan de sus órbitas y que lo que tú creías un centro ideal no lo sea tanto.

items de análisis autodiagnóstico coeducativo
Así realizamos el imprescindible Autodiagnóstico de género en el centro

 

En efecto, esas respuestas sirvieron para decidir nuestros primeros objetivos. Unos objetivos que debían estar fundamentados en hechos constatables, y no en lo que nosotras creíamos que era prioritario. Las respuestas nos marcaron el camino a seguir.

lineas de actuacion

Había llegado el momento de priorizar y planificar las medidas necesarias para introducir la práctica coeducativa en el centro.

Alumnado, profesorado y redes fueron nuestros primeros focos de actuación. Y cuando haces pop, ya no hay stop… Esa es la realidad, porque con estos tres ámbitos de actuación no finalizas nunca, y es que las gafas moradas amplían tu perspectiva de género de tal manera que un campo de actuación te lleva al de al lado, y al de al lado, y al de al lado. Y así, piano piano, fuimos escudriñando en la vida del centro y aún estamos en ello.

Para no hundirnos en la vorágine de un centro tan grande y con tantas posibilidades de actuación, decidimos marcarnos objetivos anuales: realización del autodiagnóstico, consecución de un grupo de trabajo feminista desde el alumnado, visibilizar a las grandes olvidadas, realizar un vídeo que evidencie la realidad del centro, trabajar las nuevas masculinidades, y más. Todo esto aderezado con actuaciones puntuales como el #25N, #14O, #8M y actividades preparadas para semanas temáticas que se celebran en el centro.

Todas las andaduras son verdaderas experiencias de vida, también la nuestra. Juntas hemos cambiado nuestra mirada aprendiendo a detectar los micromachismos, hemos aplaudido la implicación del alumnado, vivido la sororidad y el trabajo en equipo, nos hemos acompañado y tejido alianzas con el entorno, nos hemos formado y hemos crecido. Hemos aprendido y queremos continuar aprendiendo. Y es que la coeducación es una especie de formación continua en la que el diálogo, el respeto y la tolerancia son ingredientes fundamentales cuyo resultado final es la democracia en el más amplio sentido de la palabra. La igualdad de género es un valor social que hay que cuidar y fomentar para la consecución de una sociedad más justa, solidaria y equitativa. La que queremos para todxs, la que todxs nos merecemos.

La igualdad es el alma de la libertad, de hecho, no hay libertad sin igualdad.

Frances Wright.

 

Lee en este enlace la columna sobre pegadogía feminista que escribió el grupo de coeducación en el boletín para las familias.

 

 

Vídeo “Quien no se mueve, no oye sus cadenas”:

Vídeo de las acciones del 8M de 2019:

 

Artículo de Coeducación CFSomorrostro

Esta increíble experiencia educativa fue presentada en el VIII Seminario ‘Educación y Transformación Social’, y desde el equipo educativo de Oxfam Intermón agradecemos profundamente a las compañeras de Coeducación CFSomorrostro por compartirla con nosotrxs.